Impresoras 3D para niños. ¿Que debo tener en cuenta?

Publicado por C. Escobar en

Aprende lo que debes tener en cuenta a la hora de comprar una impresora 3d si estás pensando en permitir que la usen tus hijos

Elegir una impresora 3D puede resultar algo complicado para alguien que no esté familiarizado con esta tecnología, es decir, para casi todo el mundo. Es algo tan distinto a lo que estamos acostumbrados que la mayoría de la gente no sabe ni por donde empezar: ¿qué debo tener en cuenta?.

Cuando además estamos pensando en nuestros hijos, este desconocimiento se torna en ansiedad: queremos introducir a nuestros hijos en esta tecnología, pero queremos elegir una impresora 3D adatada a sus necesidades, que sepan manejar, y por supuesto que sea segura.

Es algo que no debemos tomarnos a la ligera, ya que la impresión 3D es una actividad perfecta para los pequeños, con grandes ventajas para su desarrollo:

  1. 1. Imprimir objetos por sí mismos disparará su imaginación y creatividad
  2. 2. Aprenden a interactuar con ordenadores
  3. 3. Al poco tiempo de descargar objetos e imprimirlos, sentirán la necesidad de diseñar sus propios objetos: querrán aprender a diseñar en 3D, lo que nos lleva a otra ventaja:
  4. 4. Desarrolla la creatividad y visión espacial
  5. 5. Se trata de una actividad intelectual, complemento perfecto al deporte o juegos físicos. 
  6. 6. Lo mejor de todo es que para ellos es un juego, no un aprendizaje.

 

"Los juegos infantiles no son tales juegos, sino sus más serias actividades."

-Michel Eyquem de Montaigne-

 

Por eso es tan importante no equivocarse, y en ese sentido tan malo es pasarse de frenada comprando una impresora 3D que por sus prestaciones ellos no puedan usar, como quedarse corto y que no les llame la atención.Para facilitar la toma de decisión, estos son los factores que debes tener en cuenta a la hora de elegir una impresora 3D para niños. 

Resolución de la impresora 3D:

Como te puedes imaginar, la resolución de la impresora, que viene a ser como su calidad de impresión, es un factor que influirá mucho en el precio. 

Por eso mismo debes tener cuidado: algunas impresoras diseñadas para niños se quedan cortas, sin duda, por ofrecer una resolución tan baja que los niños sentirán bastante decepción cuando apenas reconozcan lo que han impreso en 3D. No hay nada peor que incumplir las expectativas de un niño. 

Por eso debes tener cuidado: una resolución superior a 100 micrones (0,1 mm) no cumplirá las expectativas de tus hijos.

Precio: Los que somos padres sabemos que cuando se trata de los hijos podemos llegar a perder la cabeza, y comprar siempre la opción mas cara que nos podemos permitir. Algún extraño resorte psicológico nos hace confundir la expresión "quiero lo mejor para mi hijo" con "quiero lo mas caro para mi hijo", aunque no tienen nada que ver. 

Una impresora 3D infantil decente la puedes encontrar a partir de 300 euros: por debajo de ese importe, estarás comprando una mala impresora. Por encima de los 600 euros, puede que estés comprando mas de lo que necesitan tus hijos.

 

Volumen de impresión:

Es muy frustrante cuando intentas imprimir algo pero no cabe en la bandeja de impresión. Eso te obliga a escalar el objeto, pero incluso en ocasiones esa opción no será válida, por el nivel de detalle del objeto o simplemente porque necesitas un tamaño exacto.

Con los niños este problema es menor, pero también puede darse: ojo con las impresoras infantiles con una bandeja de impresión diminuta: sus opciones pueden resultarles tan limitadas que se aburrirán de ellas en cuestión de semanas. 

Nuestra recomendación: por lo general, por debajo de un volumen de impresión de 8x8x8 cm la impresora estará demasiado limitada, incluso para los niños. En el rango superior, no necesitas mas de 15x15x15 cm. 

Materiales:

Este es un factor crítico: algunos materiales son biodegradables y otros no. Algunos son FoodSafe (pueden estar en contacto con alimentos) y otros no. Algunos necesitan cama calefactada y otros no.

Este artículo no pretende servir de guía de materiales, pero si debes tener una cosa en cuenta: el ABS y gran parte de los materiales necesitan que la bandeja de impresión esté calefactada. Eso aumenta el consumo eléctrico y la temperatura de la máquina.

Por eso, nuestras recomendaciones en este apartado son estas: 

    • 1. Elige una máquina sin cama o bandeja calefactada: solo podrás imprimir el PLA, pero reduces el riesgo de que se quemen, y el consumo eléctrico.
    • 2. Si quieres poder imprimir en varios materiales, la cama tendrá que ser calefectada: si optas por eso, asegúrate de que la impresora sea cerrada, es decir, que tenga una puerta que permanezca cerrada durante la impresión. Eso añade seguridad para todos, y es bueno que la impresora lo tenga, con o sin cama calefactada.
    • 3. Cuando compres materiales, asegúrate en las especificaciones que no son tóxicos: usa preferiblemente PLA, y materiales FOODSAFE como el PET.

Sofware:

Para terminar, es bueno que la impresora cuente con su propio software específicamente diseñado para los mas pequeños. Quédate con la idea de que las impresoras 3D suelen usar una de estas opciones: o software abierto y gratuito como el Cura, etc, o bien su propio software.

Esta segunda opción es la mejor si la van a usar los niños, ya que por lo general los softwares abiertos, aunque son muy buenos y tienen grandes prestaciones, son mas complicados o incluso imposibles de entender y manejar para un niño.

 

Estas son los principales factores que debes tener en cuenta a la hora de elegir una impresora 3d para niños, ya sea solo para ellos, o bien para uso compartido. Esperamos que os haya resultado de interés, y por supuesto, agradecemos cualquier aportación que queráis hacer.


Publicación anterior Publicación posterior


0 comentarios

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados