5 mitos sobre la impresión 3D y su realidad

Publicado por Laura Ortega en

Realidades que contrarrestan los mitos que se difunden entre la gente acerca de la impresión 3D.

A medida que aumenta la tecnología 3D, avanzan con ella una serie de mitos que no son ciertos. A continuación, explicamos la realidad de esos mitos.

MITO 1: Las impresoras 3D son caras

Existe una gran variedad de estilos y tipos de impresoras 3D de calidad en el mercado, cuyo precio medio oscila entre 10.000 € y 500 €, menos que un smartphone. La marca, las características, la velocidad de impresión y la tecnología de cada impresora 3D influyen en el precio. Un ejemplo sería la impresora 3D XYZPrinting Da Vinci, que cuesta 699 € y es una impresora de calidad y fácil uso.

MITO 2: Es difícil usar una impresora 3D

Es cierto que algunas impresoras 3D requieren una formación previa puesto que usan programas como CAD u otros programas de diseño que utilizan expertos. Sin embargo, hay algunas impresoras 3D que tienen diseños listos para imprimir en 3D sin ninguna formación anterior, lo que las hace sencillas y fáciles de usar para cualquier persona.

MITO 3: Sólo los entusiastas de la tecnología deben tener una impresora 3D

La amplia gama de impresoras 3D ofrece oportunidades para todos los públicos y gustos. Cierto es, sin duda, que existen numerosas impresoras 3D hechas para el mundo Maker, que permiten la modificación de la misma y de su software. Pero no debemos olvidar que existen incluso impresoras 3D para niños.

MITO 4: Las impresoras 3D son muy limitadas

La mayoría de las impresoras 3D no son para nada limitadas, ya que tienen diversos grados de detalles en sus diseños y existen numerosos materiales con los que poder imprimir en 3D, como por ejemplo azúcar, plástico, madera, metal, etc. Los avances en la impresión 3D ha mejorado mucho en estos últimos años y la gama de objetos que se pueden imprimir en 3D es inmensa.

MITO 5: La tecnología 3D es demasiado nueva

Aunque parezca algo muy novedoso, la impresión 3D se lleva utilizando muchos años en el mundo de la fabricación. Tener una impresora 3D en casa sí es algo nuevo para los usuarios, pero es algo que ha ocurrido para dar un paso más allá con respecto a esta tecnología, llevarlo a un plano doméstico.


Publicación anterior Publicación posterior


0 comentarios

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados