10 cosas que deberías saber sobre la bioimpresión 3D

Publicado por C. Escobar en

El uso de células vivas para la impresión 3D de órganos es una realidad. La bioimpresión 3D, a pesar de ser una ciencia muy nueva y ambigua, está ganando cada vez más territorio en el campo de la medicina, siendo muchas las innovaciones impulsadsas por compañías como Organovo o investigadores y doctores como el Dr. Athony Atala de Wake Forest.

 Para conocer más sobre la Bioimpresión 3D, aquí tenéis 10 cosas que debéis saber sobre cómo funciona:

  1. Las tomografías computarizadas pueden funcionar como un diseño CAD. En lugar de tratar de crear un órgano o modelo de tejido a partir de cero, los investigadores e ingenieros pueden utilizar una tomografía computarizada (TC) o una resonancia magnética para crear un modelo 3D para imprimir.
  2. Hay múltiples tipos de impresoras 3D. A día de hoy conocemos diferentes tipos de impresoras 3D que funcionan a partir de células vivas. Algunas de ellos son: “bioprinters” o bioimpresoras; las impresoras inspiradas en las de inyección de tinta, utilizadas sobre todo para la reconstrucción de células epiteliales  y las impresoras de 6 ejes, que sirven para construir, por ejemplo, partes del corazón a la vez que éste está funcionando.
  3. Las células son utilizadas como tinta, tal y como Organovo nos muestra en el siguiente vídeo:

  1. Las células madre también se utilizan en la bioimpresión 3D. Las células madre pueden adaptarse fácilmente a los tejidos, por lo que son una opción atractiva para la bioimpresión 3D de diferentes órganos y huesos. Investigadores de la Universidad de Nottingham en el Reino Unido experimentaron con la construcción de trasplantes óseos a partir de la reparación de células madre.
  1. La bioimpresión 3D es mucho más compleja que la impresión 3D normal
  1. Hay otros muchos materiales que usar en la bioimpresión 3D.  Las células no tienen por qué ser el principio y el final de la bioimpresión. Muchos materiales biodegradables y biocompatibles, como por ejemplo el polvo de titanio, también pueden ser utilizados para construir partes del cuerpo o reparar daños en el mismo como huesos, cartílagos o la piel.
  1. Tejidos impresos en 3D para pruebas farmacéuticas. Dado que la tecnología no ha avanzado lo suficiente todavía como para crear un órgano completo, las muestras de tejido son perfectas para probar fármacos y otros avances médicos, en lugar de hacerlo con animales o seres humanos.
  1. La reproducción de células no es nada nuevo. Durante años, los científicos han estado reproduciendo células en los laboratorios incluido el tejido de la piel, vasos sanguíneos u otros tipos de tejidos.
  2. La bioimpresion 3D de la red de vasos sanguíneos. La vascularización es un gran obstáculo en la bioimpresión 3D de órganos por el complejo sistema de arterias, capilares y venas. Una opción es dejar el espacio necesario en el tejido impreso en 3D para las venas que se añadirán más tarde en el proceso. No obstante, los investigadores están tratando una forma de imprimir los vasos sanguíneos también.
  3. El cuerpo puede rechazar las células bioimpresas en 3D. En cualquier transplante o cirugía existe el riesgo de que el cuerpo rechace el órgano o células. Esto puede ocurrir, por ejemplo, cuando se toma tejido de un área del cuerpo para ponerlo en otra área. Este riesgo siempre debe tenerse en cuenta aunque aún no se ha investigado lo suficiente en ello.
Fuente: Techrepublic.com


Publicación anterior Publicación posterior


0 comentarios

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados