Una prótesis impresa en 3D salva la vida de un bebé

Publicado por mava en

Ya hemos hablado en muchas ocasiones la aplicación de la impresión 3D al campo de la medicina y los adelantos que se están consiguiendo gracias a la incorporación de la tecnología de impresión 3D en las investigaciones, sin embargo y por más que nos sigan llegando noticias, ninguna nos deja indiferente. Desde Estados Unidos nos llega el caso de cómo un bebé de menos de un año de vida consiguió salvar su vida gracias a la implantación en su cuerpo de una prótesis impresa en 3D que facilitaba la respiración del pequeño y que después de casi un año desde que se realizara la intervención sigue ofreciendo un buen resultado. La historia comenzó cuando 6 semanas después de que el bebe hubiera nacido, el pequeño presentaba dificultad para alimentarse que provenía de la insuficiencia respiratoria que padecía por retracciones de la pared del pecho del bebé. Después de 2 meses, el bebé no experimentaba mejoría y tras ser ingresado, los médicos tuvieron que practicar una traqueotomía y mantener al pequeño en sedación y con ventilación asistida para que así pudiera seguir con vida. Durante este tiempo y fruto de su dificultad para respirar el bebé continuó experimentando sucesivos ataques al corazón y en ese tiempo el médico Marc Nelson del hospital infantil Akron se pusieron en marcha junto con Scott Hollister y Richard Ohye de la Universidad de Michigan,  para implantar en el pequeño una tablilla que reprodujera la tráquea y que solucionara sus problemas respiratorios. La fabricación de la prótesis se hizo aplicando la tecnología de impresión 3D en menos de un día y el material que se utilizó para ello fue uno llamado policarprolactona, un material bioabsorbible por el cuerpo humano en un período de tres años, por lo que no será necesario volver a intervenir al pequeño para retirar la prótesis. 1369304154_122812_1369304361_noticia_normal_630x400 Con el uso de este material, los médicos estiman que cuando la pieza sea finalmente absorbida en su totalidad por el cuerpo, los pulmones del niño y sus vía ya se habrán desarrollado lo suficiente como para mantenerse abierto por sí mismos. Hoy, un año después de aquella intervención, la salud del bebé ha evolucionado positivamente, hace vida normal y no ha experimentado ningún problema de rechazo hacia la prótesis ni de respiración. Los médicos encargados de este caso han manifestado su predisposición hacia la aplicación de la impresión 3D en este campo y aseguran que la ciencia aplicada a las ventajas que ofrece este tecnología pueden facilitar la creación de implantes precisos, sobretodo si en su producción intervienen biomateriales absorbentes por el cuerpo humano.


Publicación anterior Publicación posterior


0 comentarios

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados