¿Invadirán las impresoras 3D nuestros hogares? análisis de Charles Arthur

Publicado por mava en

¿Está la impresión 3D a punto de despegar?, ¿avanza tan rápido que en poco tiempo todos tendremos una impresora 3D en casa?. Sobre todo esto escribía hace algunos días Charles Arthur, analista del espacio digital The Guardian donde se trataba la impresión 3D como fenómeno revolucionario en la industria del siglo XXI.
Charles Arthur se hace eco del gran avance que está suponiendo la impresión 3D en los métodos de producción convencionales y cómo distintos modelos de negocio y productos se desarrollan a partir de esta tecnología. Desde joyas innovadoras a piezas de repuesto, la impresión 3D ha invadido todos los campos de producción. Pero, ¿hasta dónde llegará? era la pregunta que se hacía Charles Arthur. El analista Terry Wholers aseguraba hace algunas semanas que la tecnología de impresión 3D se encontraba en pleno punto de inflexión y que estaba a las puertas de expandirse en el más amplio sentido de la palabra.
Del mismo modo, Pete Basiliere, director de investigación de Gartner, decía que la impresión 3D está evolucionando para convertirse poco a poco en una tecnología de uso convencional al alcance de cualquier usuario. Basiliere decía también que la tecnología de impresión 3D, pese a que mucha gente la sitúe aún en algo futurible, es una realidad que nos abordará en pocos años y que para entonces, comprar una impresora 3D de una cierta calidad podrá costar alrededor de 1700€.
cover_impresion_3d_9854_635x_630x400
  Charles Arthur también se hacía eco de la opinión de Olaf Diegel, profesor de la Universidad de Massey de Nueva Zelanda, que dirige una empresa que ofrece carcasas de guitarra que son imprimidas en 3D. Según el profesor, durante el comienzo existirán tiendas especializadas donde imprimir en 3D los archivos  necesarios y con ello nacerá un nuevo modelo de negocio, pero en cuestión de una década los precios bajarán y estos aparatos invadirán nuestros hogares.  
La pregunta de Arthur entonces y según los recientes acontecimientos de EEUU donde Cody Wilson imprimía su propia arma y exponía públicamente los archivos es, "¿acabará teniendo todo el mundo una impresora 3D en su casa?, si se rompe una pieza de la lavadora, ¿bastará con descargarse un archivo de internet e imprimirlo en 3D uno mismo?.
Jonathan Rowley es director de diseñor de la compañía Digits2Widget, una de las compañías más a la vanguardia en diseños de impresión 3D, localizada en Londres. Mientras Charles Arthur habla con él, éste le muestra unas gafas fabricadas en plástico blanco, en una sola pieza, con una máquina que Arthur puede ver con facilidad y que le recuerda a un horno. Según Rowley, la impresión 3D consiste en diseño de objetos que son imprimidos con termoplásticos colocados en una cuenca a la que se le aplican altas temperaturas por el efecto de un láser consiguiendo la fusión del polvo que es superpuesto en capas muy finas una sobre otras, alrededor de 3000 veces, para conseguir buenos acabados.
Como Rowley, Diegel con sus carcasas de guitarra, coinciden en que de momento adquirir un objeto 3D es adquirir un objeto de capricho por el que hay que pagar el precio del diseño. El precio de éstos no se debe al coste de producción, de unos cuantos euros, sino al coste que hasta ahora tienen las máquinas de impresión 3D. Thomas_Jefferson_001_620x465-615x461_630x400


Publicación anterior Publicación posterior


0 comentarios

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados