Las impresoras 3D llegan a Hollywood revolucionando costes y tiempo

Publicado por mava en

Primero alcanzó la ingeniería y el mundo de la creación y el diseño virtual pero poco a poco la tecnología de impresión 3D se fue extendiendo a otros campos y en la actualidad sabemos que la medicina, la industria aeroespacial, la arquitectura, la juguetería y el ocio, la alimentación y hasta el textil y los complementos han sido atrapados por el adelanto que supone la impresión 3D en la fabricación. Si alguna industria era reticente a dejarse querer por el gigante de los adelantos tecnológicos y en particular por las impresoras 3D, ya anunciábamos en alguno de nuestros artículos que sería y será cuestión de tiempo, según algunos expertos, que este mecanismo invada nuestras vidas como un elemento más de nuestra rutina diaria. Faltaba una entre todas las nombradas hasta ahora, el Cine. Y no se ha hecho esperar. Hasta Hollywoodha llegado la ola de la impresión 3D, que permite la fabricación de todo tipo de elementos tal y como el usuario desee en cuestiones de materiales, tamaño, opciones y colores, y parece que los productores del séptimo Arte no han querido tardar demasiado en comprobar las opciones que este adelanto ofrece a la industria. Si el cine por excelencia es pionero en la utilización de nuevas tecnologías y nos tiene acostumbrados a soñar con lo que podría ser y aún no es mediante las más avanzadas técnicas de efectos especiales, era de extrañar que se resistieran a los encantos de la impresión 3D y ya tenemos noticias de su utilización para la fabricación de elementos físicos exclusivos de sus películas.

impresora 3d cine

Ya en al año 2010, el director Jon Favreau y Paramount Pictures estaban produciendo la película Ironman2 y en un determinado momento hubo que fabricar el vestuario de hierro para la grabación de algunas escenas que no podían producirse de forma digital. Fue entonces cuando se produjo la opción de fabricarlo a mano o mediante el uso de la tecnología de impresión 3D, entonces casi una absoluta desconocida.

El traje fue diseñado y modelado digital primero para después ser producido por piezas en una impresora 3D y más tarde pintado.

Desde entonces y sobretodo en los últimos tiempos la impresión 3D está siendo cada vez más adoptada en la industria del cine como una buena forma de producción de elementos característicos de la película de forma eficiente y rápida.

También el Aston Martin de James Bond utilizó la impresión 3d en su última entrega, y es que los productores supieron ver las ventajas de imprimir a tamaño real el coche en vez de gastar cientos de miles de euros en comprar modelos reales.     La creación de determinados tipos de trajes que requieren una dedicación exclusiva de sus creadores para determinadas escenas, hace incurrir a las productoras en elevados costes de diversos tipos tanto en la materia prima, como en las horas de mano obra como en el tiempo de rodaje de la película. La tecnología de impresión 3D aplicada a este tipo de producción permite la impresión de un modelo de traje de menores dimensiones que es sometido a aprobación de la dirección antes de su fabricación real, por lo que la reducción de costes y tiempo es considerada una importante ventaja que ha llevado a la industria del Cine a incluir este novedoso proceso de producción entre otro de sus aliados, quien sabe si algún día estaremos ante la impresión 3D de estatuillas de oscar.  


Publicación anterior Publicación posterior


0 comentarios

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados